Nijar

Riqueza natural, persistencía árabe.

En contraste con con el paisaje semi desértico que le rodea, se encuentra el pueblo de Nijar, rodeado de huertas, laderas escalonadas con olivos y otros árboles frutales que ofrecen frescor al entorno, cuenta,además, con un casco urbano de origen árabe, casas blancas adornadas por macetas con flores y su iglesia estilo Múdejar. Hay que señalar sus numerosas tiendas de artesanía y un estupendo acompañamiento grastonómico.